Trabajo legal e ilegal prostitutas polacas

trabajo legal e ilegal prostitutas polacas

Los alrededores de Plaza Miserere centralizaban la actividad comercial de turcos y judíos extendiendo su zona de desarrollo hasta el centro. Pero su existencia dejó una marca imborrable en nuestra literatura. El 6 de Septiembre de asume la presidencia el General Félix Uriburu. La década golpista representa el principio del fin de las libertades individuales y para ello Uriburu decide poner al frente de la Policía Federal al comisario Julio Alsogaray, hombre fuerte de ideales firmes proveniente de una familia que durante años iba a representar a la oligarquía militar argentina.

Ya en Trauman decide convocar a una asamblea para cambiar el nombre por el de Zwi Migdal. El poder económico les permitía seguir controlando funcionarios de la Dirección de Migraciones, falsificadores de documentos, oficiales de Justicia y hasta jueces, que cobraban muchas veces en especias.

Alsogaray relata innumerables incidentes jurídicos, hasta el hecho de ser apartado del proceso el juez Dr. Hasta que llegó el 27 de septiembre de , día en que el Dr. Finalmente la Justicia liberó a la totalidad de los mafiosos, dejando encarcelados sólo a tres.

Entre ellos no estaba Noé Trauman. Unos días en la calle Nueva York de Berisso le alcanzaron de aguantadero para fugarse a Colonia y encontrarse con su muerte natural en Se propuso visitar Buenos Aires.

La fama de la organización Zwi Migdal motivó al periodista. Recorriendo la noche porteña Londres descubre que son los polacos los que diseñaron una organización de trata de blancas. El 31 de diciembre de la prostituta del barrio del Once Raquel Liberman concurre a la comisaría dispuesta a denunciar a la organización. Se había casado con Salomón Khon sin saber que era miembro de la Migdal, y que sus conocidas, retiradas de la actividad, estaban casadas con integrantes de la mutual, lo cual significaba que nunca se salía de la organización.

Descubrir eso fue descubrirlo todo. Por ello se desató entre los rufianes, agrupados o no en organizaciones, una verdadera guerra para continuar el negocio de la Zwi Migdal, después de haber copado los restos subsistentes. Se produjeron robos, asaltos, castigos, secuestros e intentos de reimplantar los métodos despiadados de la compulsión extorsiva para imponer el trabajo prostibulario a las mujeres antes dominadas.

Coincidió con la presencia delictiva de los secuestros extorsivos, que dieron realce a las acciones de Chicho Chico y Chicho Grande 7,9,10,17, La Ordenanza Municipal 5.

Doctor en medicina, psiquiatra, sexólogo clínico, especialista en medicina legal y docente. Inicio Síntesis curricular Publicaciones. Los sistemas legislativos sobre prostitución 5. El tango y la prostitución 6. La explotación sexual en la Argentina 7. Permaneció en esta condición de esclavitud durante 11 años. El juez Manuel Rodríguez Ocampo se hizo cargo de la investigación de la denuncia y le ordenó al comisario Julio Alsogaray que llevó adelante las pesquisas que terminaron en el allanamiento de la sede central de la Zwi Migdal el 30 de mayo de El 27 de septiembre de se dictó el procesamiento de de los socios de la Migdal, pero en enero de fueron liberados.

El primer arribo de jóvenes judías al Brasil fue en Ya en el gobierno del Imperio del Brasil extraditó a un grupo de proxenetas y prostitutas, pero las actividades criminales continuaron. Hacia había en Río de Janeiro burdeles pertenecientes a la Zwi Migdal, concentrados en unas pocas calles del barrio del Mangue , una zona en donde la prostitución estaba legalizada. Las prostitutas eran mayormente analfabetas, desposeídas y despreciadas por la mayoría de la comunidad, situación que las obligó a conformar una asociación de ayudas mutuas en Durante el apogeo de la Zwi Migdal, muchas ciudades brasileñas tenían sus propias asociaciones Chesed Shel Emes , que hasta solían emplear rabinos para la asistencia espiritual de sus asociadas.

De estas prostitutas judías quedó en el lunfardo una expresión ya en desuso: También, las prostitutas polacas introdujeron el uso del bidé en Argentina. La obra unipersonal En el nombre de Raquel , basada en la novela La Polaca , de Myrtha Schalom, se ha presentado en distintas localidades de Argentina e incluso en otros países, con Mariel Rosciano en la actuación.

De Wikipedia, la enciclopedia libre. Artículos con pasajes que requieren referencias Wikipedia: Espacios de nombres Artículo Discusión.

Vistas Leer Editar Ver historial. En otros proyectos Wikimedia Commons. Al usar este sitio, usted acepta nuestros términos de uso y nuestra política de privacidad. Normativa de privacidad Acerca de Wikipedia Limitación de responsabilidad Desarrolladores Declaración de cookies Versión para móviles. Y no deje de ser preocupante que cuando se habla de ello sólo se piense en el que va dirigido a la prostitución. Existen mafias que obligan a mujeres, niños y niñas a prostituirse , en régimen de esclavitud.

Su situación la podemos comparar con la de los esclavos. Es fundamental desenmascarar a los verdaderos culpables, no basta con penalizar a clientes y proxenetas de poca monta. Los inmigrantes en nuestro país se han convertido en mano de obra barata y sobreexplotada. Las personas que vienen a trabajar en la industria del sexo son diversas y aunque fundamentalmente sean mujeres -transexuales algunas-, también vienen hombres y son personas de toda clase, de diferentes edades, niveles culturales, etnias, países, costumbres La mayoría de ellas saben a lo que vienen aunque no tengan muy claras las condiciones en las que van a desarrollar su trabajo ni cómo van a vivir aquí.

Pero sólo una minoría viene engañada. Una pequeña parte de este flujo migratorio entra en nuestro país en condiciones de legalidad. Ante esta situación parece evidente que, la mayoría de las veces, no van a conseguir entrar de manera individual sino que tienen que recurrir a otros para conseguirlo.

Pero la mayoría de las veces recurren a gentes que lo hacen a cambio de dinero. Es la ley de la oferta y de la demanda , sagrada en las sociedades capitalistas, la que posibilita que esto se dé.

Con frecuencia las cantidades que pagan por entrar aquí son abusivas y les endeudan durante una larga temporada. Son muchos los que se aprovechan de esta situación. Pero, a no ser que consideremos mafiosos a banqueros, patronos, mercaderes y tanta gente que se aprovecha de las necesidades de las personas para acumular dinero, es conveniente distinguir entre lo que son las redes que posibilitan la entrada ilegal de emigrantes de lo que son las mafias.

El término mafia se refiere a aquellas estructuras organizadas que extorsionan a las personas, mediante chantaje, coacción y violencia, para obligarles a hacer algo en contra de su voluntad. Y esto, aunque se da en algunos casos, no puede hacerse extensible a la forma como mayoritariamente entran los inmigrantes en nuestro país. Así mismo, tampoco se especifica al tratar este tema las diferentes condiciones en las que se puede ejercer la prostitución o trabajar en la industria del sexo.

Por el contrario, la mayoría de mujeres inmigrantes que vemos ejerciendo la prostitución callejera o las que lo hacen en muchos locales que hay en las ciudades, presentan una realidad muy diferente. Han venido, en la mayoría de los casos, sabiendo a lo que venían, a través de redes que les han facilitado el viaje y la entrada, aunque hayan tenido que pagar cantidades desorbitadas por ello. Ejercen la prostitución como forma de sobrevivencia económica.

Ellas lo consideran un trabajo , una actividad que les da un dinero para vivir aquí e incluso para enviar una parte a su país. En la mayoría de los casos, es un modo de vivir duro, que cuesta esfuerzo y supone, demasiadas veces, aguantar penalidades varias. Pero, a pesar de estos sufrimientos, muchas prefieren seguir ejerciendo la prostitución a trabajar en otra actividad y no digamos ya a volver a su país. La prostitución les permite una independencia económica y una libertad de la que no gozarían con los otros trabajos a los que podrían acceder en su situación.

Creo que éstas son muy variadas y ciertamente las fundamentales son de orden económico, de supervivencia. Por el contrario, se mueven a todos los niveles y el comercio sexual les ofrece distintas oportunidades que de otra forma no tendrían, ya que muchas de ellas gozan de un nivel cultural alto, como demuestran algunos estudios sobre la industria del sexo Laura Agustin. Por mucho que nos parezca un trabajo bastante duro, poco gratificante e incluso terrible para muchas personas, sobre todo mujeres, creemos que es necesario respetar la decisión de quien no desea abandonar la prostitución.

Si dejamos de lado las valoraciones morales que cada cual tenga sobre la sexualidad y el sexo, nos podemos dar cuenta de que hay muchos trabajos míseros y que causan daños irreparables en la salud minería, por ejemplo sin que dejemos por ello de plantearnos la necesidad de que se realicen en las mejores condiciones posible, mientras no sea posible acabar con ellos.

Y desde luego a nadie se le ocurre pensar en que se decrete su abolición y que las personas que trabajan en ellos deban ser reinsertadas socialmente.

trabajo legal e ilegal prostitutas polacas

Trabajo legal e ilegal prostitutas polacas -

Un familiar la mostró a un traficante en Bulgaria y una vez en Polonia la forzaron a trabajar como prostituta en la carretera. También nos parece fundamental que el reconocimiento de la prostitución no implique un recorte a la libertad de movimiento y de opciones que se dan dentro de ésta. Tal era la fama de Buenos Aires como un antro de prostitución que el actor Max Berliner recuerda que cuando su padre lo trajo a él, a su joven esposa y a sus tres hijas adolescentes a la Argentina: A manera de conclusiones: Hacia había en Río de Janeiro burdeles pertenecientes a la Zwi Migdal, concentrados en unas pocas calles del barrio del Mangueuna zona en donde la prostitución estaba legalizada.

Los clientes de prostitutas menores de 18 pueden ser sujetos a penas los clientes de menores de 16 ya eran sujetos de castigo bajo el código penal. Junto a estos estatutos el gobierno federal ha intentado generar cierta uniformidad a lo largo del país con guías que recomiendan un sistema particular de permisos, un código de conducta para la policía y otras autoridades locales, procedimientos para identificar y ayudar a víctimas de trata y métodos para realizar verificación de antecedentes penales a dueños y administradores.

Los ciudadanos de los países de la Unión Europea pueden trabajar en otros países miembros y esto también es aplicable al trabajo sexual en lugares en los que es legal. Un ciudadano de país que no forma parte de la Unión Europea que trabaja en los Países Bajos es tratado como un inmigrante ilegal, y los dueños de burdeles pueden perder su permiso si le dan empleo a este tipo de personas.

Frente al riesgo de ser deportadas, las trabajadoras que buscan vender sexo en los Países Bajos no tienen otra opción que participar en trabajo ilegal y con mayor riesgo en establecimientos clandestinos o como operadoras independientes. Para prevenir la expansión de la industria sexual la mayoría de las ciudades ponen un tope a ese tipo de establecimientos. A manera de conclusiones: Las asociaciones de dueños de burdeles y ventanas se sienten bajo el microscopio gubernamental y sobrerregulados, mientras que las empresas ilegales se escapan de la supervisión precisamente por ser clandestinas.

Red Thread apoya una aplicación nacional de las leyes laborales ya existentes; se opone al tope de establecimientos permitidos en una jurisdicción en favor de lo que permita el mercado; quiere una línea telefónica para que las trabajadoras reporten abusos a las autoridades y una unidad móvil que investigue la violación de derechos; se opone a los controles restrictivos de proveedores independientes y quiere que el Estado apoye a pequeños negocios que sean propiedad y sean operados por las trabajadoras mismas.

No sorprende que las trabajadoras sexuales se tarden en ejercer sus derechos. Como población estigmatizada que nunca ha tenido derechos, es riesgoso que las prostitutas de repente comiencen a pedirlos. Un cambio en su situación legal no necesariamente se traduce en empoderamiento, aun cuando las trabajadoras tienen conocimiento de sus derechos y las formas específicas de conseguir que sus clientes y empleadores rindan cuentas.

Después de una década de decriminalización, los dueños de los burdeles siguen imponiendo las reglas, y sus trabajadoras tienen poca influencia sobre las condiciones laborales. Las escorts que trabajan por su cuenta y las trabajadoras de ventana son la excepción porque no trabajan para un jefe. Es difícil responder esta pregunta. He escuchado alarmas en algunas ocasiones, y cada vez la policía ha llegado en pocos minutos.

Aunque algunos sondeos mencionan que la tolerancia holandesa al trabajo sexual es mayor que en otras partes de Europa, esto no equivale a una aceptación total. Una consecuencia posible de la legalización de la prostitución es que pueda crear un clima en el que las políticas puedan ser discutidas de forma abierta y convencional.

La Aschkenasum logró controlar todos los burdeles de la localidad de San Fernando. El periodista francés Albert Londres dijo en La trata de blancas, la verdadera, son los polacos quienes la practican. No hay un solo polaco de Buenos Aires que no tenga cinco o seis mujeres. O siete u ocho. Viven bajo una disciplina aceptada y servil.

El apogeo de la organización se dio en la década de , con proxenetas que controlaban burdeles y mujeres. Los Zwi Migdal trataban de ser aceptados por la colectividad haciendo donaciones para las sinagogas y el financiamiento del culto. La misma comunidad comenzó a impedir el ingreso de los proxenetas a las sinagogas, y luego se les negó el derecho a ser enterrados en los cementerios de la comunidad.

En este sentido, el rabino Reuben Hacohen Sinai, afirmó en un de sus sermones: Apartados de la comunidad, los proxenetas comenzaron a crear sus propias sinagogas, teatros y fundaron su propio cementerio en Avellaneda en Tal era la fama de Buenos Aires como un antro de prostitución que el actor Max Berliner recuerda que cuando su padre lo trajo a él, a su joven esposa y a sus tres hijas adolescentes a la Argentina: Rosario fue una de las grandes plazas prostibularias argentinas.

Esta situación había incidido en el desarrollo de la prostitución en gran escala, convirtiendo a Rosario en la segunda ciudad en importancia respecto de la trata de mujeres. En el barrio de Pichincha —tal su nombre— los lupanares alternaban con bodegones, boliches, fondas y sitios similares. Allí se establecieron a comienzos del siglo XX los traficantes de la Zwi Migdal, entrando en competencia directa con los rufianes de origen francés que controlaban el negocio en la ciudad.

En los años 30 erigieron su propio cementerio en Granadero Baigorria, en las afueras de la ciudad donde fueron sepultados tanto los traficantes judíos que actuaban en Rosario y sus mujeres, como también algunos miembros de la sociedad.

A finales de la misma década el otrora floreciente negocio de explotación de la prostitución comenzó a tambalear. Y desde luego a nadie se le ocurre pensar en que se decrete su abolición y que las personas que trabajan en ellos deban ser reinsertadas socialmente. Para nosotras no es conveniente hablar de prostitución como sinónimo de esclavitud sexual.

Si no tenemos en cuenta las decisiones que toman las prostitutas, si las victimizamos pensando que siempre ejercen de manera obligada y forzada; si consideramos que son personas sin capacidad de decisión Desde una perspectiva feminista creemos que no se trata tanto de discutir sobre porcentajes de prostitutas que ejercen de una u otra manera. Diversas posibilidades legislativas sobre la prostitución Por lo que nosotras conocemos por nuestra pertenencia a la Red Internacional de Defensa de los Derechos de las Prostitutas existen diferentes políticas estatales en relación a la prostitución.

Las diferentes formas de legislar la prostitución son: Abolicionismo No se castiga el ejercicio de la prostitución pero sí se criminaliza todo lo que las rodea, con lo cual la trabajadora del sexo no puede trabajar y se empeoran notablemente sus condiciones de trabajo. Suele ser la filosofía que acompaña las medidas prohibicionistas.

Corrupción, super-explotación, no se pueden asociar ni juntar las prostitutas. Reglamentación Ecuador, Alemania, Austria, Suiza No ponen la prostitución bajo los códigos mercantiles sino bajo el código penal y controlada por la policía estatal. Los problemas principales son: Tolerancia o Despenalización nuestro país El problema fundamental es la falta de reconocimiento y de derechos de las trabajadoras del sexo.

Se toleran los locales de prostitución pero al no ser reconocidos, las trabajadoras no pueden exigir nada sobre las condiciones de trabajo ni sobre los beneficios sociales que tienen el resto de trabajadores. La despenalización también puede ser utilizada para crear normativas municipales que controlen y discriminen especialmente a las inmigrantes. Algunos problemas de la Ley de Extranjería que afectan a las trabajadoras del sexo inmigrantes.

La prostitución no se considera un trabajo y el prejuicio de que todas vienen engañadas por las mafias no favorece esta consideración en el caso de las inmigrantes. En el caso de los trabajadores autónomos hay que demostrar que se tienen recursos económicos o dinero para montar lo que sea. Esto repercute especialmente en las que trabajan en la prostitución pues implica una doble estigmatización. Por otro lado, existe una sentencia del Tribunal Europeo en la que se reconoce: Para Hetaira cualquier política que se desarrolle de cara a la prostitución debe contar con la voz de las prostitutas.

Cualquier medida que se tome en este sentido debe contar con el apoyo de un sector mayoritario de prostitutas. Partimos también de la importancia de que se sigan desarrollando e incluso aumentando todas aquellas medidas sociales que faciliten que quién quiera abandonar la prostitución pueda hacerlo accediendo a un empleo que les garantice vivir autónomamente y no de la beneficencia como ocurre frecuentemente.

En este sentido se debería reconocer en los códigos comerciales la prostitución como trabajo teniendo en cuenta, como mínimo, dos variables: Así, consideramos que no es justo que se creen impuestos especiales tanto para las trabajadoras como para los empresarios que se dedican a esta actividad.

Tampoco nos parece adecuado establecer controles sanitarios obligatorios para las prostitutas como forma de prevenir el SIDA y las enfermedades de transmisión sexual. Primero, porque no sirven para nada. A la luz de la experiencia de otros países, otro aspecto que a nosotras nos parece importante es que lo que se legisle sobre la prostitución se de en el marco de las relaciones comerciales código mercantil, laboral Incluso, nos parece cuestionable la reforma que se hizo del C.

0 thoughts on “Trabajo legal e ilegal prostitutas polacas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *