Estereotipos de la mujer prostitutas reales colombianas

estereotipos de la mujer prostitutas reales colombianas

Hace poco una pereirana ganó un reality de televisión. Pues sí, a su manera lo hizo. Si me preguntan a mí, hacer una marcha es aceptar de entrada el estereotipo, decir que necesitamos gritarle al mundo que no somos putas.

Vanessa me contó que desde pequeña vivió el estigma. Vanessa, aquí no te puedes vestir ni comportar como en Pereira, nosotras somos mujeres decentes. Encontraron ciertos puntos clave:. Para entenderlo hay que entender el regionalismo en Colombia del siglo XIX, cuando dos regiones eran las duras para ir por ahí colonizando tierras: Los paisas, muy católicos y bien puestecitos, conservadores en sus políticas.

Los caucanos, en cambio, liberales de pensamiento y mucho menos religiosos. Y en la mitad de esas dos regiones, Risaralda.

Desde entonces Pereira ha sido cruce de caminos, queda en la mitad para viajar entre Antioquia, Valle del Cauca y Tolima. Así se implementaron ferias y fiestas dos veces al año. Una mujer que trabaja es independiente, no tiene que someterse al marido.

Si el hombre es de la calle y la mujer de la casa. Y ni qué decir de la forma de vestir. Las pereiranas no parecen ser muy católicas porque muestran las formas de su cuerpo, no como la Virgen, bien tapadita para no despertar pasiones mundanas en los respetables hombres. Quindío y Risaralda no estaban muy contentos y empezaron procesos para separarse. Esas asociaciones no fueron creadas por azar, fueron planeadas para incorporarse en la cultura.

Este panorama es tenebroso. Pero no ha logrado amedrentar a estas mujeres, no las ha limitado, y muestra de ello son cuatro valientes que entrevistamos en la Revista FUCSIA: Las cuatro huyeron de sus hogares antes de cumplir la mayoría de edad para poder transformarse tranquilamente.

Las cuatro han sido señaladas en la calle, en cualquier esquina, por lo que reclaman no ser visibles. El problema es que la gente no entiende cómo se construye una persona transgénero. No entienden que hay otras formas de ser mujer y de ser hombre: Las cuatro han vivido y se han transformado en Santafé: Esto, sin embargo, no la blinda: Miedo de que sufra tantas agresiones que yo misma termine volviéndome amenazadora y violenta. Mientras piensan que soy, naturalmente, mujer, me entrevistan.

Apenas muestro mi cédula, donde dice que mi género es masculino, me cierran las puertas". Otra, mientras trabajaba en los años noventa, vio a cuatro amigas morir en Santafé: Todas, con el tiempo y mucho después de huir de casa, fueron aceptadas por sus madres biológicas. El vagón va medio vacío, de manera que nos sentamos juntos, en un asiento de tres. Salma se coge a su madre con una mano y sujeta el patinete con la otra.

Marga se quedó viuda del padre de Salma hace dos años. Viven separados, pero a veces Marga se queda a dormir en la casa de él, o al revés. Se trata de una historia de amor bien curiosa porque se conocieron cuando Marga tenía 14 o 15 años y él 18 o Entonces, Marga trabajaba en la casquería de la Boquería, pero pertenecía a un grupo de voluntarios que dedicaban el tiempo libre a ayudar a personas dependientes.

José, su novio actual, pertenecía también a ese grupo de voluntarios, y se conocieron realizando esa actividad. Como tenían preocupaciones comunes, hablaban mucho. Con el tiempo, cada uno se convirtió en el amor platónico del otro. Durante todos estos años, supe que llamaba a casa de mis abuelos para preguntar por mí. No es que si le pidiera ayuda no me la diera, pero quiero salir adelante por mí misma.

Nuestra relación ha ido evolucionando hacia una relación de tolerancia. Todos los hombres con los que he estado han sabido a qué me dedicaba. Siempre he tenido el privilegio de no esconderme, que es lo normal en mi profesión. Marga perdió a sus padres en un accidente de automóvil cuando tenía 10 años. Se educó con sus abuelos, que aceptaron su decisión de hacerse prostituta. Me dijeron que tuviera cuidado de adónde iba y de por dónde me movía. Y que siempre tendría su casa abierta. Yo, al principio, llamaba a mi abuela y le decía: Siempre prevaleció el amor que nos teníamos.

Después de dos o tres trasbordos y decenas de estaciones, salimos del metro y emprendemos un recorrido por el laberinto de calles del Raval. Es media mañana, pero algunas se encuentran ya llenas de prostitutas. Me parece imposible que haya trabajo para todas y es evidente que no lo hay.

Salma va pasando de unos brazos a otros. Todas las mujeres la besuquean. Algunas abren el bolso y le regalan un euro. Marga se detiene un rato con cada una. Las hay de todas las nacionalidades. La asociación dispone de un pequeño despacho en el centro cívico Pati Limona. Acuden a la reunión Isabel Holgado, la antropóloga con la que cenamos la noche anterior; la propia Marga, y dos personas que trabajan para la organización: Olimpia, una cubana que no para de hablar ni de reír, y Valeria, una chica brasileña tímida y circunspecta.

Todas se muestran preocupadas por la situación del sector. Cada una relata las experiencias que ha tenido en sus visitas a las esquinas o a los pisos a los que acuden para concienciar a las chicas de la necesidad de utilizar preservativos, de defender sus derechos, de denunciar los casos de malos tratos o la existencia de menores.

Unas pasean y otras permanecen sentadas en sillas. Algunas forman grupos y otras permanecen solitarias. Nuestra llegada es bien recibida.

Les damos condones y lubricantes y folletos. Olimpia, la cubana, se presenta a todas diciendo:. Si necesitas abogado, médico, llama a este teléfono. Después buscamos por la zona a una menor que alguien ha visto durante los días pasados. Siempre que ven a una menor, avisan a la policía porque cerca de ella hay, casi con toda seguridad, alguien que la controla. De ser así, se ocupan de que se lleven a la menor y a la controladora en distintos furgones. No damos con ella.

En la ronda de San Antonio, las prostitutas se cuentan por decenas. Todas se quejan de la falta de trabajo. Muchas llevan tres o cuatro horas sin hacer un solo servicio. Olimpia saca el móvil y llama a alguien. Luego queda con ella para llevarla el miércoles al médico. El miércoles vengo y te llevo al médico. Intentaremos que no te cueste nada.

Y así vamos, de esquina en esquina, hasta que se nos acaban los preservativos y los folletos. Pasan de las dos de la tarde.

Marga va a trabajar ahora en esa misma calle, pero le propongo que comamos algo primero, de modo que nos sentamos en la terraza de un bar y pedimos unas raciones. Marga ha salido de casa vestida para hacer la calle, pero no lleva nada realmente escandaloso.

Simplemente va un poco ceñida. Ya hemos dicho que no vende magia ni fantasías venéreas, vende sexo cotidiano y conversación. Durante la comida, me habla de las extranjeras. Aquí, en un McDonalds puedes comer por tres euros. A ver qué le cuentas a una persona que te dice eso, o que te dice que su madre la puede vender.

estereotipos de la mujer prostitutas reales colombianas

Estereotipos de la mujer prostitutas reales colombianas -

Mientras conversamosel camarero se mueve a nuestro alrededor disimuladamente, con curiosidad. Una puta no puede ser contratada en calidad de tal ni darse de alta como autónoma ni cotizar a Hacienda ni sindicarse ni tener una cartilla de la Seguridad Social ni acceder en su día a una jubilación. Yo, 14 años, inmadurez y décimo grado, tenía mis opiniones:. Mientras piensan que soy, naturalmente, mujer, me entrevistan.

Todas, con el tiempo y mucho después de huir de casa, fueron aceptadas por sus madres biológicas. Pero, en sus cédulas, ninguna es identificada como mujer. Stephanye, de 18 años. De los casos de homicidio señalados por Colombia Diversa —de ellos, dos de las víctimas eran lesbianas, dos homosexuales, y el resto, probablemente, transgénero— solo seis recibieron sentencias condenatorias.

Nuestro personal entiende que la sexualidad es parte del derecho a la dignidad", dijo la fiscal María Cecilia Córdoba. La mayoría de los casos involucra a una mujer transgénero. La respuesta al porqué parece ser algo compleja: El perpetrador, entonces, empoderado y con sentido de derecho y de deber, apunta siempre a destruir el cuerpo de la víctim a, que es el que lo hace cuestionar su individualidad.

De ahí surge el miedo del perpetrador: La víctima no hace nada para ser agredida, es el perpetrador que, desde su mirada, la sataniza, la vuelve estereotipo", explica Gómez. Las tiene en brazos y piernas, en el abdomen y en la cara. He sobrevivido porque he querido superarme. Ya era una mujer trans cuando estudié el bachillerato, tenía alrededor de cuarenta años". No es que si le pidiera ayuda no me la diera, pero quiero salir adelante por mí misma.

Nuestra relación ha ido evolucionando hacia una relación de tolerancia. Todos los hombres con los que he estado han sabido a qué me dedicaba. Siempre he tenido el privilegio de no esconderme, que es lo normal en mi profesión. Marga perdió a sus padres en un accidente de automóvil cuando tenía 10 años. Se educó con sus abuelos, que aceptaron su decisión de hacerse prostituta. Me dijeron que tuviera cuidado de adónde iba y de por dónde me movía. Y que siempre tendría su casa abierta.

Yo, al principio, llamaba a mi abuela y le decía: Siempre prevaleció el amor que nos teníamos. Después de dos o tres trasbordos y decenas de estaciones, salimos del metro y emprendemos un recorrido por el laberinto de calles del Raval. Es media mañana, pero algunas se encuentran ya llenas de prostitutas.

Me parece imposible que haya trabajo para todas y es evidente que no lo hay. Salma va pasando de unos brazos a otros. Todas las mujeres la besuquean. Algunas abren el bolso y le regalan un euro. Marga se detiene un rato con cada una. Las hay de todas las nacionalidades. La asociación dispone de un pequeño despacho en el centro cívico Pati Limona.

Acuden a la reunión Isabel Holgado, la antropóloga con la que cenamos la noche anterior; la propia Marga, y dos personas que trabajan para la organización: Olimpia, una cubana que no para de hablar ni de reír, y Valeria, una chica brasileña tímida y circunspecta. Todas se muestran preocupadas por la situación del sector. Cada una relata las experiencias que ha tenido en sus visitas a las esquinas o a los pisos a los que acuden para concienciar a las chicas de la necesidad de utilizar preservativos, de defender sus derechos, de denunciar los casos de malos tratos o la existencia de menores.

Unas pasean y otras permanecen sentadas en sillas. Algunas forman grupos y otras permanecen solitarias. Nuestra llegada es bien recibida. Les damos condones y lubricantes y folletos. Olimpia, la cubana, se presenta a todas diciendo:. Si necesitas abogado, médico, llama a este teléfono.

Después buscamos por la zona a una menor que alguien ha visto durante los días pasados. Siempre que ven a una menor, avisan a la policía porque cerca de ella hay, casi con toda seguridad, alguien que la controla. De ser así, se ocupan de que se lleven a la menor y a la controladora en distintos furgones.

No damos con ella. En la ronda de San Antonio, las prostitutas se cuentan por decenas. Todas se quejan de la falta de trabajo. Muchas llevan tres o cuatro horas sin hacer un solo servicio.

Olimpia saca el móvil y llama a alguien. Luego queda con ella para llevarla el miércoles al médico. El miércoles vengo y te llevo al médico. Intentaremos que no te cueste nada. Y así vamos, de esquina en esquina, hasta que se nos acaban los preservativos y los folletos. Pasan de las dos de la tarde. Marga va a trabajar ahora en esa misma calle, pero le propongo que comamos algo primero, de modo que nos sentamos en la terraza de un bar y pedimos unas raciones.

Marga ha salido de casa vestida para hacer la calle, pero no lleva nada realmente escandaloso. Simplemente va un poco ceñida. Ya hemos dicho que no vende magia ni fantasías venéreas, vende sexo cotidiano y conversación. Durante la comida, me habla de las extranjeras. Aquí, en un McDonalds puedes comer por tres euros. A ver qué le cuentas a una persona que te dice eso, o que te dice que su madre la puede vender.

Estas mujeres tienen que aprender mucho, muy deprisa, y no perder la razón en el proceso. Cuando terminamos de comer , hace un gesto de: Le pregunto si no se pinta un poco, pues va con la cara lavada, y me dice que sí, que se pinta en un bar que hay allí cerca.

De camino hacia la esquina en la que suele colocarse, nos tropezamos con una compañera que toma café en una terraza en compañía de un hombre. Hacen unas presentaciones un poco ceremoniosas y, tras despedirnos, me cuenta que el hombre, un sujeto mayor, la ha retirado.

Cuando llegamos a su esquina, donde hay una sucursal de La Caixa, yo me siento a la mesa de una terraza y pido una infusión mientras ella se mete en el bar para "arreglarse". La verdad es que sale casi igual que ha entrado, con un poco de color en los labios y en las mejillas.

Nos hacemos un gesto de reconocimiento y se va a su esquina. Cerca de mí, alrededor de un banco, hay un grupo de rumanas, entre las que se encuentra la chica embarazada de la mañana. Son jóvenes y muy alborotadoras. Una mujer que trabaja es independiente, no tiene que someterse al marido. Si el hombre es de la calle y la mujer de la casa. Y ni qué decir de la forma de vestir.

Las pereiranas no parecen ser muy católicas porque muestran las formas de su cuerpo, no como la Virgen, bien tapadita para no despertar pasiones mundanas en los respetables hombres.

Quindío y Risaralda no estaban muy contentos y empezaron procesos para separarse. Esas asociaciones no fueron creadas por azar, fueron planeadas para incorporarse en la cultura. De esa imagen no se salvó nadie, las mujeres de muchas familias pereiranas que venían de Antioquia o Caldas también fueron calificadas de putas y mostronas.

Pensé que si el estereotipo era tan marcado en mi generación era un fenómeno reciente, pero no, con esto entendí que existe desde que Pereira es ciudad. También hablé con dos mujeres que se fueron por decisión propia a ejercer el antiguo oficio de la prostitución en escenarios internacionales.

Martha se fue para España y Susana para Japón, dos destinos clichés para este oficio. Me dejaron muy claro que se fueron porque quisieron, averiguaron todo antes de irse, como quien se va a estudiar a otro país. Se casó con su español, tuvieron un hijo y desde entonces vive en un acogedor pueblo de España, como tantos otros pereiranos que vienen una vez al año a darle vueltica a la familia que dejaron en este tercer mundo y a la que ya le tienen casita.

Sus objetivos tan claros, su pragmatismo, casi podría ser un ejemplo de constancia. Pero sobre todo admiré que fuera tan abierta con su sexualidad. Susana es la otra cara de esta moneda. Reservada, católica, bien puesta. Fue tan evidente que cambiaba partes de su historia que tuve que informarme por otras fuentes cómo pasó todo en realidad.

En la década de los muchos japoneses iban a Pereira a cerrar negocios no tan convencionales.

Siempre he tenido el privilegio de no esconderme, que es lo normal en mi profesión. Había numerosos meublés y pensiones u hoteles cuyas habitaciones se alquilaban por horas. Acudió a la cita con su hija, Salma, de seis años, e iba vestida con una camiseta negra y ancha, que le llegaba prostitutas en hanoi prostitutas en irun los muslos, unos pantalones pirata y unas zapatillas deportivas con calcetines blancos. Marga se quedó viuda del padre de Salma hace dos años. Cuando murió mi marido, su familia quiso quitarme a la niña y me llevó a juicio. La falta de regulación del sector beneficia a los explotadores, a las redes de traficantes, a las mafias. Cada una relata las experiencias que ha tenido en sus visitas a las esquinas o a los pisos a los que acuden para concienciar a las chicas de la necesidad de utilizar preservativos, de defender sus derechos, de denunciar los casos de malos tratos o la existencia de menores.

0 thoughts on “Estereotipos de la mujer prostitutas reales colombianas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *